Matanza en cárcel de Ecuador

QUITO (AP).- El ministro del Interior de Ecuador, Patricio Carrillo, informó el martes que se trabaja en la identificación de los cuerpos “desmembrados” de la reciente matanza registrada en una cárcel del país andino.

El nuevo motín ocurrió en la prisión de Santo Domingo de los Tsáchilas, a 70 kilómetros al suroeste de la capital ecuatoriana.

En su cuenta de Twitter, Carrillo afirmó que equipos de inspección ocular técnica levantaron 45 piezas humanas en esa cárcel y estimó preliminarmente que serían 12 cadáveres y no 13, como se informó inicialmente. Agregó que se desplazan antropólogos forenses y médicos legistas para realizar las autopsias de los cuerpos “desmembrados”.

Las autoridades dijeron la víspera que otros dos reclusos resultaron heridos en el motín y que la intervención de equipos tácticos de la policía y fuerzas armadas logró controlarlo.

Ecuador ha sufrido varios motínes carcelarios mortíferos en los últimos tiempos.

Luis Ángel Saavedra, director de la ONG Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos, considera que el Estado ha perdido el control de las cárceles y cuestionó el enfoque que le da a su política de seguridad penitenciaria. Estima que las autoridades han puesto en práctica más una visión policial y militar en el asunto.

Señaló que se debería buscar las vías de “la negociación, la dotación de servicios; retomar el control con base al diálogo, porque los presos y las mafias tienen el control de las cárceles”.

Agregó que el Estado no ha atendido los estudios, ni las recomendaciones de organizaciones civiles que trabajan en las cárceles, “no ha puesto mayor interés en solucionar este problema, ha dejado que siga desarrollándose conforme a los conflictos internos que tienen las diferentes organizaciones delictivas al interior de las cárceles”, añadió en diálogo con The Associated Press.

El Servicio de Atención a Personas Privadas de la Libertad había señalado inicialmente que en la cárcel de Santo Domingo de los Tsáchilas se habría producido una riña entre presos, pero en redes sociales circularon imágenes y vídeos que mostraban cuerpos desmembrados de presuntos reclusos en medio de charcos de sangre.

El 9 de mayo, se registró otro motín al interior de ese mismo centro de reclusión, con un saldo de 44 reclusos muertos. Tras el enfrentamiento, las autoridades dijeron que encontraron armas de fuego, explosivos y otros artefactos.

Desde 2021 alrededor de 370 personas han sido brutalmente asesinadas en las cárceles del país, convertidas en escenario de disputa entre mafias de narcotraficantes nacionales e internacionales y delincuentes que se disputan territorios y rutas para ese negocio ilegal, según las autoridades.

El Servicio de Atención a Personas Privadas de la Libertad ha informado que tiene bajo su responsabilidad 65 cárceles a nivel nacional que alojan alrededor de 36.000 reclusos, un 17% por encima de la máxima capacidad del sistema, según indica.

 

Comments

Be the first to comment on this article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go to TOP