Los índices de aprobación de Biden son peores que los de todos los presidentes recientes

(CNN) — Aproximadamente nueve meses después de comenzar su presidencia, Joe Biden está a punto de escribir su nombre en los libros de historia, y no en el buen sentido.

La última encuesta de Gallup sitúa la aprobación del presidente en solo el 42%, la más baja de su mandato hasta la fecha y la segunda más baja de cualquier presidente que Gallup haya medido en este momento de una presidencia durante casi las últimas cinco décadas.

Aquí hay un vistazo a la aprobación de Biden en comparación con sus predecesores en las encuestas de Gallup (todos estos datos son cortesía del excelente Centro de Aprobación Presidencial de Gallup):

* Biden 42% (272 días en su presidencia)

* Donald Trump 37% ( 283 días)

* Barack Obama 52% (271 días)

* George W. Bush 88% (288 días)

* Bill Clinton 47% (271 días)

* George HW Bush 70% (289 días)

* Ronald Reagan 53% (286 días)

* Jimmy Carter 54% (277 días)

(Vale la pena señalar que ambos Bush tenían índices de audiencia enormemente altos en esta etapa de sus presidencias gracias a eventos externos. En el caso de George W. Bush, todavía estaba en la estratosfera a raíz de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. En cuanto a George HW Bush, sus números se inflaron luego del ataque a la Plaza de Tienanmen en China en junio de 1989 y el fin de la Guerra Fría).

Los números de Biden han caído vertiginosamente en las encuestas de Gallup durante los últimos meses. En junio, una sólida mayoría (56%) del país aprobó el trabajo que estaba haciendo. Ese número comenzó a colapsar a finales del verano, pasando del 49% de aprobación en agosto al 43% en septiembre, y se ha mantenido en ese bajo número durante la mayor parte del otoño.

Las razones del declive de las encuestas de Biden son claras: una confluencia de eventos que incluyen una desastrosa retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán, el aumento en los casos de covid-19 debido a la variante delta, problemas en la cadena de suministro y un enfoque en las luchas continuas del presidente y los demócratas en el Congreso para aprobar la mayor parte de su agenda nacional.

Algunos de esos desarrollos, más notablemente la aparición de la variante delta y su devastación de los no vacunados en el país, no son culpa de Biden. Pero cuando eres presidente, tienes que asumir la responsabilidad de lo que sale mal en el país, sea o no tu culpa. Y ahí es donde se encuentra Biden.

Ahora, vale la pena señalar, como dejan en claro los números anteriores, que el lugar en el que un presidente se encuentra en la aprobación del puesto nueve meses después de su mandato no siempre predice cómo se verá cuando se postule para un segundo mandato. George HW Bush perdió la reelección a pesar de estar al 70% a los 280 días de su presidencia. Lo mismo ocurre con Jimmy Carter y su 54% de aprobación en esta etapa. Bill Clinton ganó a pesar de estar por debajo del 50%.

El peligro real en el estancamiento actual del índice de aprobación de Biden es para los candidatos de su partido en las próximas elecciones intermedias. Si el índice de aprobación de un presidente es inferior al 50%, su partido pierde un promedio de 37 escaños en la Cámara de Representantes. ¡Promedio!

En 2018, el índice de aprobación de Trump en la última encuesta de Gallup antes de las elecciones se empantanó apenas por encima de los 40 puntos y los republicanos perdieron 40 escaños en la Cámara (y la mayoría). En 2010, el índice de aprobación de Obama había caído al 45% y los demócratas perdieron 63 escaños (y la mayoría). En 1994, el índice de aprobación de Clinton fue del 46% y los demócratas perdieron 53 escaños (y la mayoría).

Entiendes la idea. La evidencia es bastante concluyente, y nada apunta a una buena noticia para los demócratas en 2022.

Ahora, por supuesto, vale la pena señalar que estamos a finales de octubre de 2021, no a finales de octubre de 2022. Y que si Biden y los demócratas del Congreso pueden encontrar una vía a un compromiso tanto en el plan de infraestructura “duro” como en la legislación de la red de seguridad social, los demócratas bien podrían tener un paquete atractivo de logros para vender a los votantes el próximo noviembre. También existe la realidad de que las líneas de tendencia en los casos de covid-19 se dirigen a la baja y, si eso continúa, Biden podría beneficiarse de una perspectiva general mejorada entre la población.

Pero en este momento, las luchas por el índice de aprobación de Biden ponen a su partido en una posición política terrible, y una para la cual tienen una capacidad limitada de controlar.

Comments

Be the first to comment on this article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go to TOP