Los árabes del Golfo están nerviosos por la toma del poder de los talibanes

Reuters) – Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, entre los pocos que reconocieron el gobierno radical de los talibanes en Afganistán entre 1996 y 2001, probablemente adoptarán un enfoque pragmático para su regreso al poder a pesar de los temores de que pueda envalentonar al Islam militante en el extranjero. .

Diplomáticos y analistas extranjeros dijeron que si bien la ideología de los talibanes chocaba con la campaña de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos contra la militancia y con la reciente relajación de Riad de las restricciones islámicas, Riad y Abu Dhabi se adaptarían a la realidad después de la sorprendentemente rápida reconquista de Afganistán por parte de los talibanes cuando las fuerzas lideradas por Estados Unidos se retiraron.

Las potencias del Golfo rompieron sus lazos con los talibanes en septiembre de 2001 por “albergar terroristas” después de que aviones secuestrados por militantes de Al Qaeda, en su mayoría ciudadanos saudíes, se estrellaran contra el World Trade Center de Nueva York y el Pentágono de Washington, matando a miles de personas.

Riad ya había congelado los lazos con los talibanes en 1998 por su negativa a entregar al entonces líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, quien se hizo un nombre luchando contra la ocupación soviética en Afganistán en la década de 1980 y fue despojado de su ciudadanía saudí por ataques en el reino y actividades contra la familia real.

“Los saudíes tienen una relación histórica con Afganistán y eventualmente tendrán que aceptar a los talibanes (nuevamente) … No tienen otra opción”, dijo un diplomático extranjero en Riad, quien al igual que otros, pidió no ser identificado.

Se desconoce si el pragmatismo se extenderá al restablecimiento de las relaciones diplomáticas: las autoridades saudíes y de los Emiratos Árabes Unidos no respondieron a las solicitudes de Reuters de comentarios sobre Afganistán y los talibanes.

Riad y Abu Dhabi han limitado su respuesta a la toma del poder de los talibanes a decir que respetarían la elección de los afganos e instar al grupo a fomentar la seguridad y la estabilidad después de una prolongada insurgencia contra el gobierno respaldado por Estados Unidos.

“Ambos países son pragmáticos y han demostrado que pueden trabajar con diferentes regímenes en todo el mundo”, dijo un diplomático con sede en Qatar.

Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos intentaron facilitar las conversaciones de paz entre afganos después de la caída de los talibanes hace 20 años, pero no participaron en las principales negociaciones organizadas por Qatar que no lograron un acuerdo político.

El jeque Hamad bin Jassim Al Thani, un miembro de la familia gobernante de Qatar y ex primer ministro, dijo que los países tendrán que tratar directamente con los talibanes.

“El mundo debe respetar la situación actual en Afganistán y no tomar medidas para restringirlos (a los talibanes)”, tuiteó el miércoles. “La comunidad internacional debería darles la esperanza de que los aceptará y cooperará con ellos a cambio de su compromiso con las normas internacionales”.

Dos diplomáticos en Qatar, donde los talibanes mantienen una oficina de representación, dijeron que es probable que los estados del Golfo sigan el ejemplo del principal aliado de seguridad, Estados Unidos. Washington no ha dicho si reconocería a un gobierno talibán.

¿ÚNICO SWAY SAUDI?

Arabia Saudita podría intentar ejercer una influencia moderada sobre los talibanes con su condición de custodio de los dos sitios más sagrados del Islam, dijo Umar Karim, miembro del Instituto Real de Servicios Unidos para Estudios de Defensa y Seguridad.

El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, también ha actuado para aliviar las restricciones a la vida cotidiana en el reino conservador, el lugar de nacimiento del Islam, lo que incluye frenar los poderes de la policía religiosa, permitir que las mujeres conduzcan y permitir el entretenimiento público.

“Arabia Saudita todavía tiene una fuerte carta religiosa frente a los talibanes”, dijo Karim, sugiriendo que Riad también podría abrir canales con el grupo a través de Pakistán.

Afganistán tiene una larga frontera con Pakistán, que durante mucho tiempo protegió a los líderes talibanes y tiene vínculos de larga data con Riad y Abu Dhabi. Pakistán fue el único otro país que reconoció formalmente al anterior régimen talibán.

Los saudíes y los Emiratos Árabes Unidos también podrían usar su influencia financiera como palanca como lo han hecho en el pasado, y es probable que los talibanes estén críticamente escasos de efectivo para gobernar el país dado que las reservas de moneda extranjera de Kabul están estacionadas en los Estados Unidos, fuera de su alcance. Lee mas

TALIBAN 2.0?

Tres diplomáticos extranjeros en Abu Dabi dijeron que los Emiratos Árabes Unidos habían expresado en privado su preocupación de que Afganistán, bajo el régimen talibán, pudiera volver a convertirse en un refugio seguro y un caldo de cultivo para los extremistas.

“Los grupos terroristas pueden usar (Afganistán) como base si las potencias globales no pueden negociar con los talibanes sobre (la transición del poder) rápidamente”, escribió el columnista Yousef al-Sharif en el periódico de los Emiratos Árabes Unidos Al Bayan.

“La comunidad internacional debe contener la situación y aprender del catastrófico fracaso de la experiencia estadounidense”.

Los talibanes han tratado de presentar un rostro más conciliador desde que tomaron el control, diciendo que no permitirán que Afganistán sea utilizado para lanzar ataques contra otras naciones y respetarán los derechos de las mujeres dentro del marco de la ley islámica.

La reacción internacional inicial ha sido profundamente escéptica.

“La llegada de los talibanes a Kabul significa que el extremismo está en la sede del poder”, escribió el comentarista saudí Faheem Al Hamid en el periódico Okaz. Dijo que cualquier nueva guerra civil en Afganistán atraería a actores extranjeros, incluido el vecino Irán musulmán chiíta, que desde hace mucho tiempo está en desacuerdo con los talibanes sunitas.

“Se requiere mucho de los talibanes. No solo respaldar las palabras con acciones, sino también cambiar el pensamiento extremista arraigado en su ideología … hacia la tolerancia y la moderación”.

Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos se han esforzado durante mucho tiempo por contener a los islamistas políticos que consideran una amenaza para el dominio dinástico del Golfo, incluida la Hermandad Musulmana, en Libia, Sudán, Siria y en otras partes del Medio Oriente y el norte de África.

Comments

Be the first to comment on this article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go to TOP