EEUU trata de festejar un 4 de Julio empañado por tiroteo

Un tiroteo que dejó al menos seis muertos durante un desfile del Día de la Independencia en un suburbio de Chicago estremeció las celebraciones del lunes en todo Estados Unidos y convulsionó aún más a un país sacudido por los fallos recientes de la Corte Suprema federal sobre el aborto y las armas, así como por las audiencias del asalto al Capitolio.

El desfile en Highland Park comenzó alrededor de las 10:00 de la mañana pero se detuvo repentinamente unos 10 minutos después, cuando se escucharon disparos. Cientos de asistentes al desfile, algunos ensangrentados, huyeron de la ruta del desfile, dejando atrás sillas, cochecitos de bebé y mantas. Las autoridades le pidieron a los residentes que se guarecieran en sus casas mientras ellos buscan al sospechoso.

“En un día en que nos reunimos para celebrar la comunidad y la libertad, estamos de luto por la trágica pérdida de vidas y lidiando con el terror que nos trajo”, dijo la alcaldesa de Highland Park, Nancy Rotering.

La nueva matanza se perpetró teniendo como telón de fondo una nación que trata de encontrar motivos para celebrar su fundación y los lazos que aún la mantienen unida. Se suponía que era un día para no acudir al trabajo, asistir en masa a los desfiles, devorar “hot dogs” y hamburguesas en parrilladas y reunirse bajo un manto de estrellas y fuegos artificiales.

“El 4 de Julio es un día sagrado en nuestro país, es un momento para celebrar la bondad de nuestra nación, la única nación en la Tierra fundada en base a una idea: que todas las personas son creadas iguales”, tuiteó el presidente Joe Biden el lunes por la mañana. “No se equivoquen, nuestros mejores días aún están por venir”.

Se viven tiempos precarios: Una recesión económica acecha, y el tiroteo en Highland Park pesará en una psique nacional que ya está deteriorada debido a masacres como las que se vivieron recientemente en una escuela primaria de Texas y un supermercado de Nueva York.

Profundas divisiones sociales y políticas también se han puesto al descubierto por las decisiones recientes de la Corte Suprema de revocar el derecho constitucional al aborto y una ley de Nueva York que limitaba la portación de armas de fuego en público.

“El Día de la Independencia no se siente como una celebración cuando nuestros derechos básicos a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad están en peligro”, tuiteó la fiscal general de Nueva York, Letitia James. “Hoy, los exhorto a imaginar lo que podría ser esta nación si estuviéramos a la altura de nuestros valores”.

Sin embargo, muchos también vieron razones para reunirse y celebrar por primera vez en tres años tras el relajamiento de las medidas precautorias por el coronavirus.

El concurso de comer hot dogs organizado por Nathan’s Famous el 4 de Julio volvió a efectuarse en su sitio tradicional en el vecindario Coney Island de Brooklyn, luego de que en los últimos dos años se llevó a cabo en otras partes debido a la pandemia.

“Es hermoso estar de vuelta aquí”, le dijo Joey ”Jaws” Chestnut a ESPN tras ganar la competencia de varones al devorar 63 hot dogs y sus correspondientes bollos, incluso después de que momentáneamente se las arregló para someter a un intruso que se subió al escenario. Miki Sudo ganó el evento de mujeres al tragar 40 “perros calientes”.

Exhibiciones coloridas, grandes y pequeñas, iluminarán el cielo nocturno en ciudades desde Nueva York hasta Seattle, desde Chicago hasta Dallas. Sin embargo, otros, particularmente en las regiones del oeste afectadas por la sequía y propensas a los incendios forestales, se abstendrán.

Se sospecha que los fuegos artificiales fueron la causa de un incendio en Centerville, Utah, que provocó la evacuación de docenas de hogares y la cancelación de algunos de sus eventos del Día de la Independencia, de acuerdo con las autoridades.

La situación es distinta en Phoenix, que tampoco lanzará fuegos artificiales nuevamente, no por la pandemia o preocupaciones por incendios, sino debido a problemas en la cadena de suministro.

En emotivas ceremonias en todo el país, algunos prestarán juramento de ciudadanía, lo que les permitirá votar en las elecciones intermedias a fin de año.

Durante una ceremonia de naturalización celebrada en Mount Vernon, hogar de George Washington en Virginia, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, dijo a 52 personas originarias de 42 países que eran esenciales para construir una sólida fuerza laboral.

AP

Comments

Be the first to comment on this article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go to TOP