Haitianos salen de los hospitales, pero no tienen hogares

Jertha Ylet permaneció en silencio mientras el doctor Michelet Paurus le cortaba el yeso de su pierna con una sierra eléctrica y movimientos medidos. Hoy tendría que dejar el hospital, de acuerdo con el médico. Sin embargo, Ylet se hubiera quedado ahí hasta que se le cayera el yeso.

Ella ha estado en el Hospital General de Les Cayes desde que la llevaron allí el 14 de agosto, inconsciente y con la pierna aplastada, luego de que el terremoto de magnitud 7,2 destruyera su casa, matara a su padre y a otros dos familiares e hiriera gravemente a su hermano. No hay hogar al que regresar.

Un cirujano insertó una varilla de metal en su pierna izquierda el jueves. Ylet, de 25 años, no se ha levantado de la cama y mucho menos caminado desde que llegó. Su hija de 5 años, Younaika, que no resultó herida, comparte su cama y pasa sus días jugando con otros niños de la sala médica.

Más de una semana después del terremoto en la península suroccidental de Haití que mató al menos a 2.207 personas, hirió a 12.268 y destruyó casi 53.000 casas, Ylet representa un dilema emergente para los limitados servicios de salud de la región: cómo desocupar las camas de los hospitales cuando los pacientes dados de alta no tienen adónde ir.

“Le dije al médico que no tengo ningún lugar adonde ir”, dijo Ylet. “Les dije todo. El doctor no entiende”.

En los primeros días después del terremoto, el hospital se vio abrumado: los heridos yacían en patios y corredores esperando atención.

Comments

Be the first to comment on this article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go to TOP