Los futuros de acciones de EE. UU. Llevan a Asia a la baja, el dólar gana frente al yen

(Reuters) – Las acciones asiáticas cayeron el lunes debido a que la angustia por la inflación global favoreció a las materias primas como cobertura sobre las acciones estadounidenses, mientras que el aumento de los rendimientos de los bonos estadounidenses elevó al dólar a máximos de dos años y medio frente al yen japonés.

Los futuros del Nasdaq y los futuros del S&P 500 cayeron alrededor de un 0,5% en las primeras operaciones, ya que los precios del petróleo extendieron su carrera alcista.

“Los rendimientos de los bonos continúan subiendo, las expectativas de inflación están aumentando y el ajuste monetario en varias formas se está volviendo más frecuente”, dijeron los analistas de ANZ en una nota.

“La escasez global de chips se extenderá hasta el próximo año, lo que agregará más incertidumbre a las recuperaciones desiguales”, dijeron. “Si a esto le sumamos la escasez de energía, el panorama económico es materialmente más sobrio que el optimismo que acompañó a las primeras etapas de la recuperación global”.

El índice de acciones de Asia-Pacífico más amplio de MSCI fuera de Japón (.MIAPJ0000PUS) cedió un 0,2% y Australia (.AXJO) un 0,9%. El Nikkei de Japón (.N225) perdió un 0,5%, después de perder un 2,5% la semana pasada.

La temporada de ganancias comienza esta semana y es probable que traiga historias de interrupciones en el suministro y aumento de los costos. JPMorgan informa el miércoles, seguido por BofA, Morgan Stanley y Citigroup el jueves, y Goldman el viernes.

La atención se centrará también en los datos de inflación y ventas minoristas de EE. UU. Y en las actas de la última reunión de la Reserva Federal, que deberían confirmar que se discutió una reducción gradual en noviembre.

Si bien el número de las nóminas de pago de EE.UU. del viernes decepcionó, se debió en parte a problemas de reapertura en la educación estatal y local, mientras que el empleo en el sector privado era más firme.

De hecho, con la falta de mano de obra que impulsa la tasa de desempleo hasta el 4,8%, los inversores estaban más preocupados por el riesgo de inflación salarial y aumentaron drásticamente los rendimientos de los bonos del Tesoro.

Los rendimientos de los pagarés a 10 años se negociaban al alza al 1,61%, tras haber subido 15 puntos básicos la semana pasada en el mayor aumento de este tipo desde marzo.

Los bonos también se vendieron en Asia y Europa, y los rendimientos a corto plazo en Gran Bretaña alcanzaron su nivel más alto desde febrero de 2020.

Los analistas de BofA advirtieron que el pulso inflacionario global se vería agravado por los costos de la energía con el petróleo potencialmente superando los $ 100 por barril en medio de una oferta limitada y una fuerte reapertura de la demanda.

Los ganadores en tal escenario serían los activos reales, los bienes raíces, las materias primas, la volatilidad, el efectivo y los mercados emergentes, mientras que los bonos, el crédito y las acciones se verían afectados negativamente.

BofA recomendó las materias primas como cobertura y señaló que los recursos representaban entre el 20% y el 25% de los principales índices bursátiles en el Reino Unido, Australia y Canadá; 20% en mercados emergentes; 10% en la Eurozona y solo 5% en Estados Unidos, China y Japón.

El dólar se sostuvo cuando los rendimientos estadounidenses superaron a los de Alemania y Japón, elevándolo a su nivel más alto desde abril de 2019 frente al yen en 112,27.

El euro rondaba los 1,1566 dólares, habiendo alcanzado el nivel más bajo desde julio del año pasado en 1,1527 dólares la semana pasada. El índice del dólar se mantuvo en 94,158, justo por debajo del máximo reciente de 94,504.

El dólar más firme y los rendimientos más altos han pesado sobre el oro, que no ofrece un rendimiento fijo, y lo dejó al margen en $ 1,753 la onza.

Los precios del petróleo volvieron a subir después de subir un 4% la semana pasada al nivel más alto en casi siete años.

El Brent subió 25 centavos a 82,64 dólares, mientras que el crudo estadounidense subió 41 centavos a 79,76 dólares por barril.

Comments

Be the first to comment on this article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go to TOP