Bajan los nuevos casos de Covid y se reducen filas para pruebas

La variante ómicron se detectó en Sudáfrica el 24 de noviembre de 2021 y su rápida propagación puso en alerta al mundo, creando olas globales de infecciones que han disminuido tan rápido como su diseminación.

De acuerdo a un estudio realizado en el Complejo Hospitalario Académico Steve Biko, en Pretoria, Sudáfrica, se analizaron los registros de 466 pacientes de la actual ola causada por ómicron y 3,976 de anteriores variantes, determinando que las hospitalizaciones sudafricanas han alcanzado la mitad de las registradas en olas anteriores y menos de una quinta parte del récord de fallecimientos durante toda la pandemia.

El estudio comandado por el doctor Fareed Abdullah precisa que la tasa de ingresos a hospitales subió rápidamente, pero empezó a descender a los 33 días del primer análisis. Es importante resaltar que en este hospital fue donde se registró el primer brote de esta variante COVID-19.

Este estudio constató lo que ya se había anticipado: ómicron se mueve a una “velocidad sin precedentes” pero causa una enfermedad mucho más leve que las cepas anteriores.

“Si este patrón continúa y se repite a nivel mundial, es probable que veamos un desacoplamiento completo de las tasas de casos y muertes”, dijeron los investigadores.

Un comportamiento similar se ha observado en Italia, Francia y Reino Unido, donde los pacientes hospitalizados siguen siendo mucho más bajos que en olas anteriores. Sin embargo, en Estados Unidos y Canadá se ha visto un efecto reverso con una mayor tasa de internamentos.

De acuerdo a David Larsen, epidemiólogo y profesor de la Universidad de Syracuse en Nueva York, la población estadounidense es diferente a la de Europa y Sudáfrica.

“Tenemos una población más vieja que Sudáfrica, pero también hay una población menos saludable que en Europa”. Larsen señala que las tasas de hipertensión y obesidad son más altas en Estados Unidos, sumado a la llegada del invierno que no permite la ventilación adecuada de espacios cerrados, la menor cantidad de vacunados y el agotamiento del personal de salud, factores que han influido en el alza de contagios.

Los científicos advierten que ómicron no será la última variante preocupante del coronavirus, ya que el virus puede seguir evolucionando y mutando.

“Estamos probablemente en la transición de la pandemia a la endemia”.»Miguel MartínProfesor de medicina de la Universidad de Salamanca

Boletín 670 

El Ministerio de Salud Pública reportó 5,544 nuevos contagios, 787 menos que en el boletín anterior, pero con respecto a los ingresos en hospitales el número de pacientes continúa en aumento.

En comparación con el boletín del lunes, hay 36 pacientes más ingresados en los hospitales habilitados para enfermos de COVID-19, y 76 más que el pasado domingo. También el número de personas en cuidados intensivos aumentó llegando a 231 pacientes.

Se examinaron 22,314 muestras. La positividad diaria está en 40.56 % y la letalidad en 0.84 %. Los casos activos disminuyeron a 34,564. No hubo defunciones.

Pruebas de COVID-19 sin congestión

La avalancha humana que acude cada día a los puntos de tomas de muestra para pruebas PCR y antigénicas se hace cada vez más pequeña.

Durante un recorrido realizado por Diario Libre por diversas localidades del Distrito Nacional se pudo comprobar que ha disminuido la cantidad de solicitantes.

Uno de los centros de mayor actividad es el localizado en el edificio del Pabellón de la Fama del Estadio Olímpico donde a las 11:00 de la mañana se habían registrado 246 personas, que si bien no es una cifra indiferente, no se compara con los listados de semanas anteriores donde a esa misma hora se habían dado cita hasta 600 personas.

Justo al lado, en el pabellón de esgrima, donde se abrió un puesto complementario para aliviar la carga del Pabellón de la Fama, se encontraban 180 personas anotadas, con la salvedad de todas ser mayores de edad, ya que a los infantes no los atienden en esa unidad.

En el Club Mauricio Báez, en la jornada de este martes solo se realizaron 40 pruebas cuando el ritmo habitual llegaba hasta 300 en un día. A las 11:30 de la mañana el personal de Salud se encontraba recogiendo sus enseres al dar por concluida las tareas.

Fuente: Diario Libre

Comments

Be the first to comment on this article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go to TOP